Mas monumentos turísticos

Las murallas

De los 1.150 m. que circundaban el poblado, sobreviven pequeños restos, que han sido consolidados y restaurados en el año 2003, que dicen visigóticos, aunque su sistema de construcción la sitúa más bien en el s. XI. Sus cuatro entradas también han desaparecido, tres de ellas se derribaron a principios del año de 1.916 (así consta en un acta de sesión ordinaria del Ayuntamiento de fecha 09-01-1916: “Se acordó el derribo de los arcos de entrada a la población por resultar con poco hueco su entrada”) y la otra con anterioridad, posiblemente en el s. XIX. El lienzo de la muralla se articulaba de trecho en trecho a través de cubos semicirculares y torres de base rectangular o cuadrada, siendo probable que los altos muros estuvieran almenados.

Muralla oeste

Las Bodegas

Algunas de ellas hundidas o en ruinas pero de las que se conservan gran parte, se encuentran tal y como fueron concebidas en su origen. Así el Emperador D. Carlos a través de una carta dada en Valladolid el 26 de abril de 1.536, concedía al Concejo de Santoyo, previa petición de este, “un territorio concejil donde dicen el Cortijo, de un tiro de piedra de largo y de ancho veinte pies, inútil y sin provecho ni para pastos ni para obras, sólo para hacer cuevas y silos para guardar el pan y el vino… y a la vez hacer un postigo a la cerca de la dicha villa para el servicio de las dichas bodegas y silos… y que pueda ser vendido en censo por pregón y público escribano, a los propios de esta villa… y así lo que tomasen que no puedan hacer ni hagan edificio alguno para vivienda”

El convento de Villasilos

A unos tres kilómetros del pueblo en el fondo de un valle, que le da el nombre, y rodeado de cerros se encuentran las ruinas del que fuera convento de Franciscanos y que desapareció a causa de la desamortización de Mendizábal. Ocupa una superficie de 6 Has., se encuentra a una latitud de 800 m y las coordenadas de su posición geográfica son 42º 11’ 27’’ latitud norte y 4º 21’ 7’’ longitud oeste.

Hoy convertido en tierra de labor y del que quedan sólo restos del muro que le circundaba y la cueva que sirvió de bodega, embovedada con losas talladas. El arco de entrada al convento fue trasladado en 1.923 y da acceso al recinto del cementerio de Santoyo, el sepulcro del Patriarca D. Antonio de Rojas y Carvallar se encuentra en la iglesia de la dehesa de Espinosilla y gran parte de sus piedras, muchas con valor artístico fueron utilizadas en construcciones en los pueblos circundantes.

Portada de EL CONVENTO

Perteneció al término de Santiago del Val y en 1.530 al unirse la jurisdicción de Santiago del Val y Santoyo entró Villasilos a formar parte del término de Santoyo, al que hoy pertenece.

Comenzó su existencia con la donación que del mismo hicieron el Emperador don Alfonso VII y su mujer doña Berenguela a María Lezama, natural de Santiago del Val, por documento firmado en Burgos a 23 de noviembre de 1.137. Más tarde María Lezama donó la mitad de Villasilos al Priorato de Benedictinos que había en Santiago del Val, por lo cual los franciscanos hubieron de comprar a este Monasterio una huerta que había en Villasilos.

Este lugar se despobló muy pronto, pero volvió a adquirir nueva y más pujante vida gracias al Convento de Franciscanos allí fundado el año 1.409 por Fr. Pedro de Santoyo en unión de Fray Pedro de Villacreces, tras la Bula “ Sincerae Devotionis” concedida por Benedicto XIII.

Esta primera casa de la franciscana Provincia de Santoyo que luego se llamó Provincia de la Concepción, fue el grano de mostaza después convertido en frondoso árbol, de donde irradió la reforma de la Orden Seráfica en España.

El posito

El Real Pósito, construido en el año de 1.789, como reza en la inscripción que figura en la parte superior del arco de entrada, está adosado a uno de los restos existentes de la muralla. Su función fue la de silo o granero donde recoger el trigo en depósito para paliar las necesidades de los lugareños en los años de necesidad o malas cosechas.

Pósito

El Castro Vacceo

Yacimiento arqueológico, hoy tierras de labor, en el que no se ha hecho ningún tipo de excavación, se encuentra ubicado al O-SO del pueblo en la Unidad Morfoestructural de los Páramos Calcáreos, concretamente encuadrado en la Unidad Ambiental del Páramo de Torquemada-Astudillo, que es una prolongación de los Montes Torozos segregada de estos por el río Carrión. Está a una altitud de 838 m. y las coordenadas de su situación geográfica son: 42º 12’ 46’’ latitud norte y 4º 20’ 58’’ longitud oeste.

Se trata de un enclave de la Primera Edad del Hierro y sus restos se dispersan por una superficie de 55 Has., esta amplitud nos habla de su importancia y sin duda fue el origen de lo que hoy es Santoyo.

Las Quintanas

Enclave situado al NE de la localidad a unos 5 Km, en una loma que destaca de su entorno inmediato a una altitud de 775 m. y cuyas coordenadas geográficas son: 42º 13’ 57’’ latitud norte y 4º 17’ 58’’ longitud oeste. El yacimiento es un complejo agropecuario de época romana fechado entre los siglos II y IV. Se trata de un terreno que ha sufrido muchas trasformaciones debido a la nivelación y allanamiento de las tierras y a la construcción de acequias de regadío. Los rebajes de tierra, que en ocasiones han llegado a alcanzar los dos metros, han destruido el sector SE del yacimiento. En una superficie de aproximadamente 18 has. se han documentado materiales constructivos (tégulas, piedras, etc.) y cerámicas (terra sigilata altoimperial y tardorromana y producciones de cocina y almacenamiento) que indican la cronología romana del enclave, en el cual se exhumaron en las campañas de excavación llevadas a cabo en 1991 y 1992 restos de la estructura de un horno, un hipocaustum y un pozo. Debemos señalar que alguna de las cerámicas encontradas podría corresponder a momentos visigóticos.

Durante la tercera intervención llevada a cabo en el yacimiento entre finales de 2004 y principios de 2005 se encontraron una serie de monedas de época romana, que al igual que los otros restos descubiertos en otras campañas han pasado a formar parte de los fondos del Museo Arqueológico de Palencia.

El rollo de Justicia

Existió en la localidad, en el exterior de las murallas, al lado de la puerta del norte situada en el barrio de La Quintana un rollo de justicia hoy desaparecido. Al que hoy nos referimos, mal llamado rollo de justicia, se encuentra en la Plaza de Fray Pedro de Santoyo entre las calles de El Barrial y de La Iglesia, y es en realidad una composición de piedras de las que alguna pudo pertenecer al primitivo rollo pero otras no, así el capitel superior procede de las ruinas del antiguo convento de Villasilos que desenterró con el arado un agricultor, y que se realizó el año 1977 con motivo de la celebración del sexto centenario del nacimiento de Fray Pedro de Santoyo, reformador franciscano y fundador del convento de Villasilos.

Rollo de Justicia